Se nos ha parado el corazón!

Pues sí, hemos tenido que operar a corazón abierto a nuestro balandro. Se nos ha parado el corazón del barco, el motor! Hemos tenido que desmontarlo, sacarlo del barco y revisarlo entero. Nuestro querido Yanmar 1GM10, está siendo restaurado.

Yanmar 1GM10

Yanmar 1GM10

El Yanmar 1GM10 es un motor intraborda sencillito de 4 tiempos y 9 CV. Es un motor marino, no marinizado, sino marino. Es decir, que Yanmar lo diseñó expresamente para los barcos. Es un motor pequeñito, pero muy duro. Está pensado para que se pueda reparar con pocas herramientas y para que uno mismo pueda hacer el mantenimiento básico (Aceite, filtros, rodetes,..).

Tiene arranque manual, en caso de que falle el motor de arranque o la batería. Un arranque con manivela. Refrigeración directa con agua salada, consume muy poquito y apenas suena.

Con la hélice de pico de pato que llevamos le sacamos unos 4,5 o 5 nudos al barco y si le ayudamos con la génova, pues un poquito mas.

Estamos encantados con él y a nosotros (hasta ahora), no nos ha dado ni un problema!

Parón en seco

Hace un par de meses, en una tarde de viento perfecto para la navegación, la familia quería quedarse en casa después de comer (a echar la siesta) así que aproveché para tener un tiempo para mí mismo y salir a navegar solo. Quería poder disfrutar de una pequeña navegación en solitario.

Bajé al puerto, me subí al balandro, arranqué el motor con total normalidad, revisé que todo estaba correcto (agua por escape, no hay alarmas,..), solté las amarras del fondeo, metí marcha, salí del fondeadero y puse rumbo a la bocana.

Mientras iba enfilando la bocana, icé la mayor y me preparé para izar el génova (no tenemos enrollador, va con garruchos). Con el piloto automático conectado y casi en ralentí, me fuí a proa para preparar el génova , cuando de repente, se para el motor. Un golpe seco, limpio. Sin perdida de potencia, ni humos negros, ni nada por el estilo.

Una parada de golpe. PUM!

Estaba a punto de salir de la bocana. Rápidamente me volví a popa, a la bañera he intenté arrancar el motor de nuevo. Quité la marcha, giré la llave, pitido (piiiiiii), giré de nuevo para arrancar y noté que el motor de arranque lo intentaba pero el motor no giraba. Una vez más, giré la llave, pitido (piiiiii), giré de nuevo, pero igual, el motor ni giraba ni arrancaba.

En ese momento, con la inercia del velero, ya estaba fuera de la bocana. Acababa de pasar Xixili. La escultura de una sirena que tenemos en la entrada del puerto de Bermeo. Aqui os dejo algunas anotaciones sobre la estatua de Xixili.

Al ver que no arrancaba el motor, rápidamente viré el velero y puse rumbo al fondeadero de nuevo. Por suerte tenia viento a favor y vi que iba a poder llegar a vela al fondeadero. Para que la maniobra fuera mas fácil, icé la genova y arrié la mayor. De esta forma, el velero sería más gobernable con viento portante y al llegar al fondeadero, o un poquito antes, podría arriar la génova y perder potencia. Pensé que la maniobra me resultaría más fácil de esta forma que con la mayor.

Despacito llegué al fondeadero, arrié la génova, cogí la bolla donde dejamos los cabos de fondeo con el bichero para amarrar el barco (a la primera!) y lo amarré.

Tranquilidad! Ya estaba amarrado en el fondeadero.

Bajé al interior, quité la escalera para acceder al motor e intentar ver qué pasaba. Intenté mover el volante de inercia con la mano (sin marcha metida) y fue imposible!

Los Yanmar 1GM10, tienen una manivela para poder arrancar el motor de forma manual. Sirve para arrancar el motor de una forma similar a cómo se arrancaban los coches antiguamente. Se pone la manivela, empiezas a girar y el motor arranca. Este es uno de los motivos por los cuales gusta (y nos gusta) tanto este modelo de motor. Aunque te hayas quedado sin batería, puedes arrancar el motor fácilmente. Intente arrancarlo de esta forma y tampoco! el motor no giraba ni un poquito.

Primer diagnóstico : motor gripado!

Sacando el motor

Por suerte mi hermano es jefe de maquinas en un atunero, asi que bajamos a hacer la primera revision.

Revisó niveles de aceite, intentó girar el motor desde el volante de inercia y desde el eje (en este caso con la marcha metida, claro) para ver si detectábamos alguna holgura,…

Pero el diagnóstico seguía siendo el mismo: gripado.

Lo raro de este diagnostico previo era que cuando un motor gripa, antes de pararse, debería de evidenciar algún síntoma: subida de temperatura, humo negro, perdida de potencia,… pero en este caso fue una parada en seco.

A continuación, unas fotos del proceso de extracción del motor. La verdad es que el compartimento es muy accesible y pudimos trabajar de forma muy cómoda. Estas son fotos de detalle que sacamos a las distintas conexiones para después acordarnos donde va cada uno.

Una vez el motor fuera, teníamos que llevarlo al garage para seguir con el diagnóstico .

La avería, el diagnóstico definitivo

Una vez en el garage, pudimos abrir el motor.

Desmontar la culata, los balancines, el cárter, el cigüeñal,… Una vez desmontamos todo, pudimos ver el estado del pistón y de la camisa. Bueno, este motor no lleva camisa, es un bloque entero, pero para que nos entendamos.

El pistón se había quedado en el punto más alto. Raro también. Y desde abajo, desde la parte del carter digamos, no se veía rozaduras en las paredes donde se aloja el pistón. Cuando un motor gripa por falta de lubricación por ejemplo, deja una marcas longitudinales en las paredes de la camisa. En este caso, no había nada.

Intentamos desbloquear el pistón. Intentar que se moviera, pero fue imposible. Esta agarradísimo!

Yanmar 1GM10 desmontado

LLegados a este punto, tubimos que acudir a mecánicos profesionales que disponen de más herrmamienta y más s conocimiento de este tipo de motores. Acudimos a Talleres Gaztetxu, de lo mejorcito que tenemos en la zona. Serios, profesionales y tienen solución para todo!

Al cabo de unos días me llamó Iñaki de Gaztetxu. Encontramos el misterio. Se habia roto uno de los pistones y el trocito que se habia desprendido, fue el que hizo que se agarrara el pistón. Tuvimos suerte que se había quedado en el punto mas alto y que la avería no había sido demasiada.

Ahora nos toca comprar piezas, rectificar, montar y volver a montarlo en el barco. Pero esto, lo dejaré para la siguiente entrega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s